martes, 28 de julio de 2009

¡¡¡¡Tres hurras Desobedientes y Felices!!!!
Por la seño rosarina que retomó nuestra acción callejera de los platitos "no te conviertas en caníbal y actuá" para trabajar con sus alumnos y alumnas de 3er. año en la Campaña "Que no te roben la vida". Aunque creemos que trabajar sobre "trata de personas" en vez de "prostitución" debilita el señalamiento del prostituyente como responsable del consumo de la vidas de mujeres, niñas y niños reducidas a bocas, vaginas y anos para ser sexualmente abusados. Esto es así independientemente de que hayan o no sido "oficialmente" captadas por una red de trata. Y es la demanda de los prostituyentes, el silencio cómplice (o complaciente) de los hombres que "no van de putas" pero que se benefician simbólicamente al creerse muy "machos" reproduciendo esa ideología en chistes, comentarios irónicos y maltratos y, por último, la mayor parte de la sociedad que naturaliza indiferente este modelo de masculinidad basado en la humillación y degradación de las vidas de las mujeres lo que sostiene a estas "redes de trata". De todas formas, el plato y los collages de cuerpos humanos condensan muy bien esta idea y lograr instalarla entre los chicos y chicas algo por lo que definitivamente festejamos y brindamos. Por muchas más seños desobedientes y felices!

3 comentarios:

Juan.- dijo...

Buenisimo. recien veo tu firma por mi blog(no sé cuando la dejaste) y gracias por el link aunque ya conocía el blog. Tienen todo mi apoyo en estas campañas contra la prostitución: es una de las cuestiones por las que ultimamente más me enojo y más sufro - posiblemente a causa de los tantos blogs feministas- al ver tanta masculinidad violadora y proxeneta dando vueltas, esperando en cada esquina, con plena impunidad, a la luz del día. De vez en cuando emprendo el minusculisimo acto de desobediencia cotiedana de arrancar los papeles que promocionan mujeres y reprocharselos -siempre implicitamente, no tomo el coraje aún- a los hombres que los colocan. Leer con cierta atención esos papeluchos asquerosos dice tanto sobre la masculinidad hegemonica: maglomanica, enferma, autorizada (me indignación, anoche, cuando uno de esos papeles daba, sin verguenza ni temor, una dirección), perversa, violadora, etc, etc. También pienso en la cantidad de discursos que tuve el horror (horror que nace ahora, en la retrospección) de escuchar, por ejemplo, en mi adolecencia: que hay que ir primero con "putas", para aprender, que hay que apurarse, que es un trabajo, que el padre de no sé quien lo llevo a su hijo, que es el lugar para hacerse hombre, ayyyyyyyyyy!!!

saludos!

J.

Juan.- dijo...

* quise decir, megalomanica (si así se dice), igual poco importa.

DyF dijo...

Juan, es un gusto encontrar personas con las que se puede construir, gracias por tus comentarios... Claro que siempre es un gusto que se sumen a participar todxs aquellxs que quieran hacerlo.