Ir al contenido principal

MIS PELOS POLÍTICOS!


LESBIANAS- FEMINISTAS Y PELUDAS!!!!

Mis pelos me dan vergüenza. Los miro. Los acaricio. Trato de pensarme con pelos en las piernas y no puedo evitar sentirme FEA? No. La palabra es más bien asco. Vergüenza. Un nudo contradictorio entre mi libertad y la cárcel de sentirme con la valentía de dejármelos siempre y cuando no empiece a hacer calor. Ridícula, me recuerdo diciendo en un telo en una cogida ocasional – “no estoy depilada. Si querés no me saco el pantalón”. Qué infamia! Ella no se tomó el trabajo de contestar mientras me desvestía. Me dejé llevar aliviada. Me había acordado de una amiga que me contó estar por coger muy caliente con una chica y que se le fuera la calentura después de verle los pelos. Que no había podido volver a tocarla. ¿?!!! “¿Pero no te das cuenta que la fobia es tan grande que te impide sentir placer?”, le dije. Está claro que tampoco tolera mis pelos. Los pelos en las piernas de su amiga.
ASCO. Pánico social. Sentirme observada. Rechazada. Criticada. Pero lo peor es no sentirme sexy. Y ahí desbarranco y me afirmo y me digo MIS PELOS POLÍTICOS y los llevo con orgullo debajo del pantalón. Mirarme con pelos, reconocerme con pelos, gustarme con pelos. No lo consigo. Hoy lo planteé un poco tímida en el tercer encuentro de lesbo feminismo crítico en Brandon. La invitación era sacarnos fotos con pelos. Sólo esa propuesta. Encontrar imágenes de nuestros cuerpos de mujeres con pelos para paliar un poco tanta codificación sobre lo que es la belleza femenina y cómo tienen que ser nuestros cuerpos. Lo que plantié estaba totalmente desconectado con los que se estaba hablando. Me sorprendió que no fuera mal recibido y recolectar adhesiones. Pero no sólo eso. Me encontré con una troupe de desaforadas amantes del pelo que en cuanto se corría la bola y veían las fotos venían en un entusiasmo generalizado a mostrarme sus pelos. “Yo también tengo pelos!” “ a mí me gustan los pelos” y axila va, pierna viene cuando ya íbamos por una botella de cerveza y un foco roto y todas a oscuras me había quedado sin batería en mi celular. Pero aún así seguía anotando al oscuro las frases que la propuesta había despertado. Acá algunas de ellas, para los fotos entren al facebook!
(las primeras frases eran las más ocurrentes con respecto a los pelos pero cuando volví con el anotador ya nadie podía reproducirlas) Me quedaron sólo las frases de las madres: - Hasta que un día vino mi mamá y me dijo “basta de pelos en las patas!”; diálogo con mi madre: “que fea, qué desprolija, estás sucia!- Mamá, me acabo de duchar, vos me viste, no estoy sucia!”; otra: “cortala con la opresión y agarrá la maquinita que tenés olor a chivo”; (en ese momento fui a buscar mi lumpen celular para sacar fotos dado el entusiasmo exhibicionista que despertaban nuestras anécdotas, cuando volví el tema se había deslizado levemente al tema tetas: “a mí de hecho las caídas casi que me gustan más”; ahí reconstruimos una de las primeras frases “a mí lo que no me va es la geometría” (depilación de conchas). Otra saltó, a mí muy depiladas me da impresión. Y aconsejó: “es que primero hay que tantear, después hay que decirle volvé cuando te crezca un poco más”. Otra decía mientras mostraba “pero a mí no se me enrulan!”. Otra “a mí me gustan los pelos en los tatuajes” ((¡!??). Para la muestra de fotos vamos todas las tortas peludas! Yo: “yo no tengo problema con mi lesbianismo sino con el pelo”.  Otra “ a veces es más closet el pelo que el lesbianismo”. Otra, haciendo de eso un manifiesto, “CON PELOS EN LA LENGUA!”. Y así íbamos discurriendo… “hace un año que tengo pelo por todas partes, antes tenía pelos pero más controlados”. En ese momento una lady torta asomó su cabeza en el fumadero y le hicieron como un cuestionario express. Una de las preguntas fue “cogerías con alguien que no se depile?”. Respuesta: “depende el bello”. JUÁ! Otra “no entiendo la tanga. No entiendo la filosofía de la tanga”. “me rompe las pelotas las cosas que no tapan la raya del ano”.  “las tortas usamos bombachas cómodas”. “Si nos organizamos cogemos todas!” saltó una. Y la poeta lesboperonista filosofó “para construir primero hay que coger”.
Fin de una noche agitada. Prefiero subirlo al blog antes de arrepentirme mañana!
una desobediente y feliz


Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Jajajajaja... me cague de risa... aguanten los pelosss!!! que se curta esta cultura del orto que te dice que si no te depilas no coges.... !!
Sofix ha dicho que…
maravilloso reconocerme en muchas de esas frases, jajaaj! aguanten los tatuajes con pelos!!
Bastadesexismo ha dicho que…
Excelente entrada!! Te recomiendo esta página si leés francés: http://www.ecologielibidinale.org/fr/miel-etesansepilation-fr.htm
Ser Filosofista ha dicho que…
Odio los pelos en el pecho,la cara, las axilas y las piernas. En hombres y mujeres, creo que se ven horribles. Sé perfectamente que es una mera construcción social, no tendrían por qué molestarme, son parte de nuestra feliz naturaleza. ¿O incómoda naturaleza?

Por años me han lavado el cerebro al respecto, a tal grado que adoro tocar unas piernas femeninas absolutamente depiladas, más que unas piernas llenas de pelitos que a veces pican. ¿No es increíblemente contradictorio con mi feminismo? Porque es evidente que a los hombres se les perdonan más los pelos que a las mujeres, porque para ser objetos sexuales las mujeres necesitamos no tener pelos más que en la cabeza. La verdad, es que le he dedicado poquísimo tiempo a pensar sobre eso, debería reflexionar más al respecto.
Lo cierto es que a la fecha nos prefiero lampiñas. Quién sabe después, echándole más cerebro al asunto. Por lo pronto no me siento cómoda con ellos.
Gracias por la reflexión.
DyF ha dicho que…
MUCHAS GRACIAS POR LOS COMENTARIOS Y POR LA PAGINA WEB QUE NOS RECOMENDARON!!!!!!!!!!! www.ecologielibidinale.org/fr/miel-etesansepilation-fr.htm
Tamys ha dicho que…
jajajaja..es genial esta entrada!!!!!...se podrian destacar varias frases pero seria reproducir toda la entrada!!!=)...
Anónimo ha dicho que…
me ha encantado leer este texto, desde España una compi hetero feminista con las mismas contradicciones. Un abrazo y animos con los espiritus criticos, que cada vez somos mas y alomejor algun dia conseguimos que nuestros hijos/as se encuntren muy sexys sin arrancarse nada!!
DyF ha dicho que…
vamos por esa compañera!!! un abrazo feminista y peludo desde buenos aires! gracias por el comentario.
va un regalito
http://www.desobedienciayfelicidad.blogspot.com/2011/08/mis-pelos-politicos.html

Entradas populares de este blog

Con ustedes… el catálogo del primer festival “La Mujer y el Cine” 1988

De la caja de la basura del que lo salvó una compañera en el laburo hasta nuestro blog desobediente y feliz, reactivado expresamente para poder compartir esta joyita con ustedes. Para retomar esta historia y ponerla en valor y que quede el documento a disposición para todxs aquellxs que quieran también retomar la posta. “Para nosotras, organizar este primer festival “La Mujer y el Cine” significa, por un lado, fomentar la expresión de un “sí, se puede” en otras mujeres de nuestro país que, por un motivo u otro, han visto postergados sus proyectos de hacer un film”, decía Susana López Merino, en la carta que abre este catálogo. “La Mujer y el Cine” se hizo por primera vez en Mar del Plata en 1988. Argentina hacía poco recobraba la democracia y las mujeres teníamos una inusitada participación en la cultura y cargos públicos. Casi diez años antes de que se reanudara el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata en 1996, del que luego fue una de sus secciones más prestigiosas. La in…

“Mi vida tiene valor, mi cuerpo no tiene precio”

La prostitución implica la violación sistemática de nuestros derechos como humanas y es la forma más cruda de legitimación de la violencia. Tiene un efecto negativo sobre todo el colectivo de mujeres, ya que refuerza la idea patriarcal de que todas tenemos que estar al servicio sexual de los varones. Reglamentar la prostitución no favorece a las mujeres: no nos protege de la violencia sexual, ni promueve una mejora en las expectativas de salir de la situación de prostitución. Es un regalo para los proxenetas, que se enriquecen con la explotación de mujeres, niñas y niños e incentiva a los varones a “comprar” estos cuerpos en un entorno social más permisible y de mayor aceptabilidad.

Existen policías, jueces y funcionarios que sostienen la prostitución pero también tu compañero de militancia o de trabajo, tu hermano, tu marido, tu novio, pueden ser cómplices, puesto que sin “clientes” no habría prostitución ni trata de personas para la explotación sexual.

Mitos sobre la prostitución

Campaña "Ni una mujer más víctima de las redes de prostitución"
Es el oficio más viejo del mundo
Falso. Supone que la prostitución es un atributo innato de las mujeres y, por lo tanto, inevitable, construcción muy conveniente al patriarcado y a los explotadores. La prostitución expone el propio cuerpo al servicio de otro, para que sea usado como mercancía, por tanto no es oficio sino esclavitud. Es imposible vender el cuerpo sin lastimar el alma. En sociedades primitivas, las mujeres aparecemos como parteras, alfareras, artesanas, curadoras, maestras, aurigas (conductoras de carro), recolectoras, antes que practicando la prostitución. Estos oficios ejercidos por las mujeres se pueden comprobar por la arqueología y la mitología popular pero son ignorados por la "historia" patriarcal. La prostitución tiene un inicio preciso: la afirmación del patriarcado.
Es una forma sencilla de ganar mucha plata
Falso. Las mujeres en situación de prostitución sufren daños irreparables,…