Ir al contenido principal

TRES HURRAS DESOBEDIENTES Y FELICES x ihollaback buenos aires

hoy a la mañana escuchamos x radio la tribu en el programa la mar en coche  a Inti María Tindball-Biz hablando sobre el sitio web que abrieron para que podamos todas contar nuestras historias de acoso en la calle.


escriban, nosotros no pudimos resistirnos porque hacía tiempo nos rondaba en la cabeza: la BITÁCORA DEL ACOSO. un espacio virtual donde pudiéramos socializar buenas respuestas a las cosas que nos dicen los tipos por la calle. 
FELICITACIONES, MUJERES, QUÉ BUENO QUE ENCONTREMOS UNA MANERA DE POLITIZAR ESTOS PEQUEÑOS CALVARIOS COTIDIANOS Y FORTALECERNOS PARA QUE EN LA CALLE NO NOS SINTAMOS SOLAS Y PODAMOS PONER A LOS TIPOS EN SU LUGAR CON UNA RESPUESTA O UNA MIRADA

¿Alguna vez se pusieron a pensar en que bajar la vista en otras sociedades es lo que la casta superior espera de la inferior? lo que pasa con el acoso verbal callejero es que, por lo general, estamos en cualquier otra cosa y nos agarran desprevenidas. El hacer circular entre nosotras buenas respuestas es una forma de condicionarnos los reflejos para no dejárselas pasar y de paso divertirnos un rato con dejarlos bien descolocados Y UBICADOS. (en una ocasión le dije a un veinteañero que se hacía el lascivo conmigo mientras pegaba los papelitos de prostitución  "qué mirás, a vos te gustaría que yo te mirara así?" y le clavé tal mirada en los huevos que el tipo se sonrojó y retrocedió hasta detrás del semáforo. (esto no es aconsejable, si lo hacen, calculen que el semáforo esté en rojo cosa que no se tengan que clavar en la esquina sosteniendo la situación como me pasó a mí)


Los tipos se descolocan si respondemos en el mismo nivel, pero si redoblamos la apuesta, pueden ponerse agresivos. No les entra en la cabeza que nos desagrade que estén todo el tiempo pendientes de decirnos algo para afirmar un tipo de masculinidad opresiva, a veces siquiera sin mirarnos. Para ellos el sólo hecho de ser mujeres nos convierte en una especie de pollo al spiedo, no en personas y llegan incluso a pensar que tienen derecho a ofenderse si no somos complacientes o si bajamos la vista y hacemos como que no los oímos.


a pesar de que el carnaval diera ganas de convocar a un comando de chicas justicieras en bici y tirarles bombitas de agua en malón a los tipos que se hubieran zarpado en la calle con alguna de nosotras: " a ver si se enfrían un poco", preferimos socializar un consejo muy básico que hemos aprendido desde que iniciamos el recorrido de no quedarnos calladas cuando los tipos nos dicen cosas por la calle:
1) RESPONDER SIEMPRE, sino, sin darnos cuenta nos llenamos de angustia y nos entristecemos, 
2) NUNCA responder con un grado de violencia mayor con el que fuimos abordadas: hay que tratar de contener el enojo, muchachas. 
Si es una mirada, devolvamos una mirada. Si es un susurro, contestemos en un susurro. A media voz, a media voz. Un grito, un grito. Si hacen alusión a alguna parte de nuestro cuerpo, respondamos haciendo alusión a alguna parte de su cuerpo.


me acuerdo la primera vez que pude responder diecinueve mil vez que un tipo me decía "petisa" por la calle. El tipo venía caminando en dirección opuesta a la mía con un amigo. Apareció doblando la esquina, en cuero y con una panza dura que le caía por debajo del cinturón. Un ropero. Cuando pasa al lado mío me dice "PETISA" casi sin expresión, incluso, tipo tick. (como una forma de marcarnos a las mujeres, etiquetarnos y declararnos objeto). Sorprendida e indignada le respondí: "PANZÓN" en el mismo tono y me dí vuelta justo a tiempo para llegar a ver el saltito de sorpresa y vergüenza que puso por un instante toda la mole de su cuerpo en el aire. seguimos los dos caminando en direcciones opuestas sin decirnos nada más. !pero a mí todavía no se me borra la sonrisa!




De stencils


Comentarios

Sil ha dicho que…
Te aplaudo de pie!
DyF ha dicho que…
hey! muchas gracias.

Entradas populares de este blog

Con ustedes… el catálogo del primer festival “La Mujer y el Cine” 1988

De la caja de la basura del que lo salvó una compañera en el laburo hasta nuestro blog desobediente y feliz, reactivado expresamente para poder compartir esta joyita con ustedes. Para retomar esta historia y ponerla en valor y que quede el documento a disposición para todxs aquellxs que quieran también retomar la posta. “Para nosotras, organizar este primer festival “La Mujer y el Cine” significa, por un lado, fomentar la expresión de un “sí, se puede” en otras mujeres de nuestro país que, por un motivo u otro, han visto postergados sus proyectos de hacer un film”, decía Susana López Merino, en la carta que abre este catálogo. “La Mujer y el Cine” se hizo por primera vez en Mar del Plata en 1988. Argentina hacía poco recobraba la democracia y las mujeres teníamos una inusitada participación en la cultura y cargos públicos. Casi diez años antes de que se reanudara el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata en 1996, del que luego fue una de sus secciones más prestigiosas. La in…

“Mi vida tiene valor, mi cuerpo no tiene precio”

La prostitución implica la violación sistemática de nuestros derechos como humanas y es la forma más cruda de legitimación de la violencia. Tiene un efecto negativo sobre todo el colectivo de mujeres, ya que refuerza la idea patriarcal de que todas tenemos que estar al servicio sexual de los varones. Reglamentar la prostitución no favorece a las mujeres: no nos protege de la violencia sexual, ni promueve una mejora en las expectativas de salir de la situación de prostitución. Es un regalo para los proxenetas, que se enriquecen con la explotación de mujeres, niñas y niños e incentiva a los varones a “comprar” estos cuerpos en un entorno social más permisible y de mayor aceptabilidad.

Existen policías, jueces y funcionarios que sostienen la prostitución pero también tu compañero de militancia o de trabajo, tu hermano, tu marido, tu novio, pueden ser cómplices, puesto que sin “clientes” no habría prostitución ni trata de personas para la explotación sexual.

“Desobediencia: por tu culpa voy a ser feliz”

El sistema patriarcal nos exige cumplir con dos mandatos: tener hijos sí o sí (maternidad obligatoria) y que te cases o tengas pareja varón (heterosexualidad institucionalizada). Cualquier desviación a estas normas es considerada como un crimen o una enfermedad y es por eso que, seas heterosexual o seas lesbiana las mujeres que no se juntan o se casan y las que no tienen hijos son muy criticadas.