martes, 25 de marzo de 2008

Por la Memoria, la Verdad y la Justicia.

A 32 años del golpe genocida, con las banderas en alto de una generación que dio su vida por conquistar una Argentina sin opresión, sin explotación, sin miseria, fuimos a la Plaza, como todos los años, para recordar a los 30.000 desaparecidos por el terrorismo de Estado y a exigir la aparición con vida de Julio López y de las cientos de mujeres secuestradas por redes de prostitución con la connivencia de la policía, los jueces y los políticos. El documento leído se hizo eco de nuestro reclamo al expresar: "Continúa la lucha por la libertad de Romina Tejerina. Crece el movimiento contra la trata de personas y el reclamo por la aparición de más de 500 mujeres secuestradas y abusadas por este negocio, que involucra a funcionarios y policías. Rechazamos el proyecto de ley del gobierno que encubre a los traficantes, no incauta sus bienes y habla de supuesto consentimiento de las víctimas."

Si el Estado no se hace responsable, ES CÓMPLICE.
LAS ESTAMOS BUSCANDO, LAS QUEREMOS CON VIDA
El documento completo se puede bajar de anred

Mitos sobre la prostitución

Campaña "Ni una mujer más víctima de las redes de prostitución"

Es el oficio más viejo del mundo
Falso. Supone que la prostitución es un atributo innato de las mujeres y, por lo tanto, inevitable, construcción muy conveniente al patriarcado y a los explotadores. La prostitución expone el propio cuerpo al servicio de otro, para que sea usado como mercancía, por tanto no es oficio sino esclavitud. Es imposible vender el cuerpo sin lastimar el alma. En sociedades primitivas, las mujeres aparecemos como parteras, alfareras, artesanas, curadoras, maestras, aurigas (conductoras de carro), recolectoras, antes que practicando la prostitución. Estos oficios ejercidos por las mujeres se pueden comprobar por la arqueología y la mitología popular pero son ignorados por la "historia" patriarcal. La prostitución tiene un inicio preciso: la afirmación del patriarcado.
Es una forma sencilla de ganar mucha plata
Falso. Las mujeres en situación de prostitución sufren daños irreparables, comparables con los daños de una persona que fue torturada, que sufrió una guerra. La gran mayoría de las mujeres en situación de prostitución es muy pobre. Los proxenetas son los que se enriquecen. La trata y el tráfico de mujeres para las redes de prostitución es uno de los negocios más redituables, junto con el tráfico de drogas y armas.
Lo hacen porque les gusta
Falso. La mayoría llega a la prostitución luego de historias de violencia, vulnera- bilidad, pobreza, engaños (de sus parejas, de sus familiares), violaciones, exclusión y falta de educación. Muchas también son secuestradas y obligadas, mediante torturas, amenazas, violencias. La prostitución no es elección. Es una opción cuando no queda otra opción.
Es elección libre, lo asumen de manera voluntaria
Falso. Para millones de mujeres, escoger entre hambre, abuso, aislamiento o prostitución no representa una verdadera opción. Cuando una sociedad aumenta los espacios de igualdad, social y sexual, y de nivel de vida disminuye el número de mujeres del propio país que se dedican a la prostitución. Se necesitan muchos cómplices para prostituir, para considerar a la prostitución como ideal de "libertad".
La prostitucion VIP es libre elección, no es lo mismo que la prostitucion de las mujeres pobres
Falso. Las mujeres hemos sido enseñadas por la cultura, los medios de comunicación, la escuela, nuestras familias a "ser" para…, a estar al servicio del varón. Las mujeres que son prostituidas en los lugares vip, también son usadas como mercancía (un poco más cara), también han aprendido que sus cuerpos están al servicio del varón, han entendido (porque el patriarcado se los ha enseñado) que sus cuerpos pueden servirles para ser consumidoras de lujos, a la vez que ser consideradas objetos de consumo. No fue una libre elección porque estuvo condicionada por la cultura. ¿Dónde está la libertad?
Se prostituyen para darle de comer a sus hijos
Falso. No se prostituyen, "son prostituidas" por varones que requieren sus cuerpos para afirmar su poder y su valía. Las mujeres amamos a nuestros hijos/as, sobre todo si elegimos ser madres, esto no nos imposibilita el darnos cuenta que sólo a nosotras se nos requieren todos los sacrificios para su cuidado y bienestar. Muchas veces sus hijos/as son vendidos/as por las redes, obteniendo ganancias extras para los proxenetas.
La prostitucion es un trabajo
Falso. Esta forma de legitima- ción es un ardid de los y las opor- tunistas que "lucran" con cada mujer en situación de prostitución, incluidas aquellas religiones, las ONGs, los sindicatos, los organismos internacionales que les exigen llamarse "trabajadoras" para ser meritorias de asistencia y (de paso) bajar los índices de desocupación y justificar partidas de dinero dedicadas a tal fin. También es una reivindicación de muchas mujeres que creen correrse del papel de discriminación que la sociedad les tiene reservado (pensemos cómo se insulta a los genocidas, asesinos corruptos, ladrones). No siempre el consentimiento legitima una práctica, ni mucho menos la convierte en trabajo.
Todas las mujeres son putas
Falso. El sistema patriarcal utiliza la palabra "puta" para estigmati- zar a cualquier mujer trasgresora (ver letras en boleros y tangos, etc) A la vez que nos une nos separa en putas y no putas: "las obedientes", "las domesticadas". Nuevamente, el centro está siempre en la culpabilización de las mujeres, mientras nadie dice algo que sí es verdaderamente cierto: todos los hombres pueden ser clientes.
Son mujeres de vida alegre
Falso. La vida de una mujer en situación de prostitución no es fácil ni alegre. Esta es una expresión acuñada por clientes y proxenetas que sirve para restarles responsabilidades en el daño que producen. El sexo prostibulario tiene que ver con el poder y no con el placer. Las mujeres en situación de prostitución conforman uno de los grupos más vulnerables de todas las sociedades en todas las épocas.
Si la prostitución no existiera habría más violaciones
Falso. No es cierto que los deseos sexuales de los varones sean irrefrenables. Esto es una construcción del patriarcado. El verdadero combate a la prostitución y a las violaciones pasa por una toma de conciencia, profunda reflexión y cambios de conductas que promuevan una práctica sexual que tenga que ver con el placer y no con el dominio.
Legalizar la prostitución (ya sea reglamentandola, con libreta, registrando las mujeres que son víctimas) protege a las mujeres
Falso. No protege a las mujeres en situación de prostitución que así serían maltratadas, pero con permiso, tratadas y traficadas legalmente y enfermadas, ya que el certificado de salud no se exige a los clientes-prostituyentes. Sólo protege el negocio para los fiolos, proxenetas y redes de prostitución. Las mujeres quedan igualmente exentas de todos los derechos y más expuestas que nunca a ser detenidas si se les ocurre estar paradas en las esquinas sin la protección de las mafias. Incrementa el negocio de los "pagos" para la policía, ya que al exigir más reglas arbitrarias, la coima aumenta.
Prohibir la prostitución es lo más digno para la sociedad
Falso. La prohibición de la prostitución genera más indefensión para el eslabón más débil de la cadena: las mujeres en situación de prostitución, porque cuando se prohíbe la prostitución, se persigue a las mujeres. No remedia el ejercicio de la sexualidad de los varones con poder de dominio sobre las mujeres.
La mujer como provocadora y el varón como víctima no responsable
Falso. El varón es un cliente potencial desde que deja de ser niño. El sistema patriarcal-capitalista nos enseña que los varones tienen derecho sobre los cuerpos de las mujeres y, a la vez, que los poderosos tienen derecho sobre los cuerpos de los más débiles. No es "cliente", es prostituyente, aunque sea invisibilizado. "Porque tu pagas es que hay prostitución".

La prostitución está inserta en un mecanismo de múltiples sistemas de opresión y explotación: estructuras económicas y sexistas que crean barreras para el desarrollo en el plano personal, educativo, político y en el plano laboral de todas las mujeres. Eliminando murallas sexistas e igualando posibilidades mediante la supresión de estructuras económicas injustas es cómo abriremos la vía para las mujeres entrampadas en la explotación sexual. Eliminando la dominación masculina sobre la sexualidad de las mujeres eliminaremos a los prostituyentes de nuestras sociedades. Respetar los Derechos de las Humanas es la consigna de nuestro tiempo.

miércoles, 19 de marzo de 2008

Feminización del VIH/SIDA

En el tema del VIH/SIDA hay una cuestión fundamental que nos afecta a todas las mujeres, niñas, adolescentes, jóvenes o adultas. Cuando se habla de pandemia, no se tiene demasiado en cuenta “lo diferencial” en las mujeres. En la última década, las mujeres eran un tercio de los infectados, hoy la proporción es de casi la mitad. El informe que presentó Onusida en el 2006, declara que la epidemia sigue creciendo y las más afectadas somos las mujeres, en especial las jóvenes de entre 15 a 24 años, fenómeno al que se ha denominado “Feminización del sida” y aún se hace necesaria la aclaración de que las mujeres y las niñas adolescentes son vulnerables al VIH/SIDA, no a causa de sus comportamientos individuales, sino debido a la discriminación y la violencia de que son objeto. La explotación sexual y la violencia familiar e institucional que afecta a nuestro género nos vuelve más vulnerables frente a las enfermedades de transmisión sexual.
La Organización Mundial de la Salud estima que en las relaciones sexuales las mujeres son de dos a cuatro veces más vulnerables biológicamente que los hombres a la infección del virus del VIH y que durante las relaciones sexuales el virus se transmite de hombre a mujer mucho más fácilmente que de mujer a hombre. Además, la carga viral es mayor en el semen de un varón infectado que en los fluidos vaginales de una mujer con VIH y, por otro lado, en la mujer el tejido de la vagina y el recto es mucho más vulnerable a la contracción de infecciones que el tejido que cubre el pene. Pero a las diferencias biológicas deben sumarse factores sociales que colocan a la mujer en una situación de mayor exposición al virus.Así, las desigualdades de género se constituyen en un factor no menor en la expansión de la enfermedad.

martes, 18 de marzo de 2008

Deconstruir los estereotipos o seguir reproduciendo la violencia





La sociedad machista y homofóbica en la que vivimos ha condicionado nuestras actitudes, nuestros sentimientos, nuestros cuerpos; queriendo justificar con la “naturaleza divina” los comportamientos que se nos han impuesto.

Desaparecidas

Contratapa de revista Barcelona

Esta es una de las tres contratapas que se robaron los activistas de la Asociación Pro Vida de la Muestra Contratapa’s, de la revista Barcelona en noviembre del 2007.

El viernes 9 de noviembre, durante la charla de inauguración de la muestra, un grupo de activistas católicos que se identificaron como estudiantes de la universidad increparon a los organizadores y a dos miembros del staff de Barcelona, exigiéndoles que se retiren tres de las 22 contratapas expuestas “porque insultan y se burlan de la religión”.

La respuesta de la revista ante el robo fue: "Barcelona se encomienda a Dios, la Virgen y el Espíritu Santo para que estas tres obras se encuentren pronto con sus hermanitas sobrevivientes. Y, lejos de crear antagonismos, y en un claro gesto de reconciliación nacional, Barcelona les desea a los activistas de la Asociación Pro Vida que la Virgen los acompañe y el Señor los re coja".

“La maté porque era mía”

Los mal llamados “crímenes pasionales” son femicidios, es decir, no son asesinatos de mujeres aislados, sino que son la conclusión de una serie de violencias cotidianas cometidas, por los varones que dicen “amarlas”. Sólo en enero del 2008 los medios han publicado 10 casos de femicidios (4 de esas mujeres tenían menos de 20 años). Estos crímenes pueden evitarse si se acciona a tiempo al advertir señales de maltrato.

Por eso es importante que tengamos en cuenta:
Placer y abuso son vivencias opuestas.
Placer y miedo son vivencias opuestas.
Sentirse querida y sentirse usada, son vivencias opuestas.
Sentirse dueña de sí misma y sentirse propiedad de otro/a, son vivencias opuestas.
(del Manual de autodefensa para mujeres)

“ El príncipe azul destiñe”

La violencia sexista en propagandas, programas de tv, fotografías y videojuegos, sin darnos cuenta, afectan nuestras decisiones y nuestros comportamientos. Los mensajes en los que aparecemos como objeto sexual, contribuyen a perpetuar una situación de inferioridad con respecto a los varones, puesto que nos hacen creer que sólo seremos válidas como personas en la medida en que seamos atractivas para ellos. En esta situación de dominio, se insta a desterrar comportamientos firmes y decididos por (des)calificarlos como poco femeninos o poco atrayentes para los varones. Las mujeres aparecemos como si la forma en que nos vemos y nuestro cuerpo fuera lo único importante en nosotras.
¡No compremos los productos publicitados por propagandas que denigran nuestra imagen y fomentan la violencia hacia las mujeres!


Para su campaña publicitaria, Lotería Correntina empleó una estrategia comunicativa que, a priori, no contempló las reacciones que podría provocar entre la población femenina: "La correntina es muy fácil", dice una leyenda colocada en lugares estratégicos de la ciudad, con referencia a la quiniela del mismo nombre.

“Mi vida tiene valor, mi cuerpo no tiene precio”

La prostitución implica la violación sistemática de nuestros derechos como humanas y es la forma más cruda de legitimación de la violencia. Tiene un efecto negativo sobre todo el colectivo de mujeres, ya que refuerza la idea patriarcal de que todas tenemos que estar al servicio sexual de los varones. Reglamentar la prostitución no favorece a las mujeres: no nos protege de la violencia sexual, ni promueve una mejora en las expectativas de salir de la situación de prostitución. Es un regalo para los proxenetas, que se enriquecen con la explotación de mujeres, niñas y niños e incentiva a los varones a “comprar” estos cuerpos en un entorno social más permisible y de mayor aceptabilidad.

Existen policías, jueces y funcionarios que sostienen la prostitución pero también tu compañero de militancia o de trabajo, tu hermano, tu marido, tu novio, pueden ser cómplices, puesto que sin “clientes” no habría prostitución ni trata de personas para la explotación sexual.

“Siempre hay alguien más pobre que el hombre más pobre, y es su mujer”


Las mujeres realizamos dobles y triples jornadas de trabajo: en el empleo, en la casa, en la comunidad. Cumplimos con las 2/3 partes de la jornada mundial, percibimos solo el 10% de las remuneraciones y poseemos el 1% de la propiedad.

“Desobediencia: por tu culpa voy a ser feliz”


El sistema patriarcal nos exige cumplir con dos mandatos: tener hijos sí o sí (maternidad obligatoria) y que te cases o tengas pareja varón (heterosexualidad institucionalizada). Cualquier desviación a estas normas es considerada como un crimen o una enfermedad y es por eso que, seas heterosexual o seas lesbiana las mujeres que no se juntan o se casan y las que no tienen hijos son muy criticadas.