Ir al contenido principal

TRES ENCUENTROS TRES: NUESTROS ÚTEROS COMO FUENTE DE PLACER!

Los encuentros de mujeres son maravillosos. Precisamente por eso, porque permiten encontrarnos. En Paraná, en el XXV Encuentro Nacional de Mujeres, caminando por improvisada feria en la lesboplaza me topé con un hallazgo desobediente y feliz. Una muñeca de trapo con la panza transparente por la que se ve un bebé también de trapo. La muñeca puede parir al bebé a través de sus genitales, amamantarlo, y acunarlo con un abrazo hecho de velcro. Arrodillada como yo e igual de fascinada, una nena experimentaba obsesivamente una y otra vez el acto de hacerla parir. Decía que quería jugar con “la mamá de verdad”.


Tres hurras desobedientes y felices para las compañeras de la ovejita negra que se toman bien en serio los juguetes.

Cuando salí de mi asombro y busqué a mi alrededor quiénes habían traído semejante prodigio encontré a las chicas de la colectiva maternidad libertaria y a través de ellas el libro de Casilda Rodriganez “Pariremos con placer”. Ahí pude leer cosas como “Como parte de la violencia interiorizada de la negación de nuestros cuerpos y de nuestras vidas la cultura patriarcal hace que las mujeres perdamos la conección con nuestros úteros. Así es como las danzas del vientre actuales son un vestigio de las danzas sexuales autoeróticas que practicaban las mujeres en la antigüedad, formando rondas, de manera colectiva.”
Siguiendo esta línea se entiende por qué se disocia la maternidad y el parto de la sexualidad de las mujeres. El reivindicar el parto como un acto sexual, permite entender por qué las contracciones que se consideran “adecuadas” y producen dolor son, en realidad, calambres, contracciones altamente patológicas por el estado de stress y alerta en el que entramos en el hospital.
Toda la sexualidad por definición es de extrema relajación y el miedo es incompatible con cualquier acto sexual. Como dicen las compañeras de Colectiva Maternidad Libertaria podemos ser mujeres sin ser madres, ser madres sin parir y también PODEMOS PARIR CON PLACER Y PARIR CON PODER. 
Reencontrar nuestros úteros para hacerlos vibrar a piacere, (Rodriganez habla de “úteros en estado de medusa”), independientemente de si alguna vez decidimos ser madres o no.

Así fue como el tercer hallazgo, ya fue de vuelta en casa. Luego de haberme devorado el libro y de mentalizarme tres días seguidos en tratar de visualizar mi útero, logré encontrar la pequeña rana en mi panza.
Iniciemos nuestro camino con la reconección con nuestros úteros como parte inalienable de nuestra sexualidad. Como dice la Rodriganez, hay que correr la voz, las mujeres tenemos que contarnos muchas cosas, de mujer a mujer, de mujer a niña, de madre a hija, de vientre a vientre.
una de las desobedientes...  feliz con sus nuevos orgasmos uterinos




Comentarios

Lu Muzzin ha dicho que…
se me erizó toda la piel... increíble que ni siquiera podamos ser conscientes de nuestros propios órganos y su importancia... pensar en el útero....
DyF ha dicho que…
sip! increíble. y te digo más, para mí no más pastillas para el dolor de ovarios. buscando las ondulaciones suaves del útero con sólo concentrarme se me pasa. pasemos la bola, chica!

Entradas populares de este blog

Con ustedes… el catálogo del primer festival “La Mujer y el Cine” 1988

De la caja de la basura del que lo salvó una compañera en el laburo hasta nuestro blog desobediente y feliz, reactivado expresamente para poder compartir esta joyita con ustedes. Para retomar esta historia y ponerla en valor y que quede el documento a disposición para todxs aquellxs que quieran también retomar la posta. “Para nosotras, organizar este primer festival “La Mujer y el Cine” significa, por un lado, fomentar la expresión de un “sí, se puede” en otras mujeres de nuestro país que, por un motivo u otro, han visto postergados sus proyectos de hacer un film”, decía Susana López Merino, en la carta que abre este catálogo. “La Mujer y el Cine” se hizo por primera vez en Mar del Plata en 1988. Argentina hacía poco recobraba la democracia y las mujeres teníamos una inusitada participación en la cultura y cargos públicos. Casi diez años antes de que se reanudara el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata en 1996, del que luego fue una de sus secciones más prestigiosas. La in…

“Mi vida tiene valor, mi cuerpo no tiene precio”

La prostitución implica la violación sistemática de nuestros derechos como humanas y es la forma más cruda de legitimación de la violencia. Tiene un efecto negativo sobre todo el colectivo de mujeres, ya que refuerza la idea patriarcal de que todas tenemos que estar al servicio sexual de los varones. Reglamentar la prostitución no favorece a las mujeres: no nos protege de la violencia sexual, ni promueve una mejora en las expectativas de salir de la situación de prostitución. Es un regalo para los proxenetas, que se enriquecen con la explotación de mujeres, niñas y niños e incentiva a los varones a “comprar” estos cuerpos en un entorno social más permisible y de mayor aceptabilidad.

Existen policías, jueces y funcionarios que sostienen la prostitución pero también tu compañero de militancia o de trabajo, tu hermano, tu marido, tu novio, pueden ser cómplices, puesto que sin “clientes” no habría prostitución ni trata de personas para la explotación sexual.

“Desobediencia: por tu culpa voy a ser feliz”

El sistema patriarcal nos exige cumplir con dos mandatos: tener hijos sí o sí (maternidad obligatoria) y que te cases o tengas pareja varón (heterosexualidad institucionalizada). Cualquier desviación a estas normas es considerada como un crimen o una enfermedad y es por eso que, seas heterosexual o seas lesbiana las mujeres que no se juntan o se casan y las que no tienen hijos son muy criticadas.