Ir al contenido principal

OJITO OJETE: NO CONFUNDAMOS LIBERTAD SEXUAL CON ESCLAVITUD SEXUAL


Lidia Cacho:” Yo soy feminista, desde niña lo tengo claro”
Cuando miramos hacia atrás en la historia y vemos que la militancia en los setenta el ir de putas estaba mal visto… no nos queda otra que preguntarnos: ¡¿pero qué  nos pasó??? Lo que pasó es que nos pasaron 40 años de industria pornográfica por encima.
LA ESCLAVITUD SEXUAL DE LAS MUJERES SE SUSTENTA EN LA PROPAGANDA PORNOGRÁFICA
Y por eso se naturaliza. Seleccionamos algunas partes de la entrevista  de Liliana Viola a Lidia Cacho, y compartimos algunos comentarios desobedientes y felices inspirados en ella
La trata de mujeres para prostitución se ha potenciado a nivel comercial como nunca en la historia porque, en vez de tenernos esclavizadas haciéndonos adictas al opio, la heroína o la marihuana y el alcohol (que igual sigue sucediendo) ahora TAMBIÉN SE NOS ENTRENA CON PORNOGRAFÍA para someternos inculcándonos UNA SEXUALIDAD MACHISTA.
“La prostitución es un producto cultural. Siglos atrás, cuando a las mujeres se les consideraba seres inferiores y sin derechos, el patriarcado estipuló que el placer sexual es eminentemente masculino y que la obligación de proveerlo es eminentemente femenina. Así heredamos esta visión arcaica de que los hombres son como animales incapaces de controlar su libido (yo no creo que lo sean) y que las mujeres son a la vez provocadoras de esa libido incontrolable y corresponsables de la violencia que reciben a raíz de esa supuesta incapacidad masculina para controlarse. Lo cierto es que la cultura ha asimilado la violencia sexual como algo inevitable y tanto hombres como mujeres de todo el mundo justifican diariamente la existencia de esclavas sexuales* como un método para evitar que las “mujeres buenas y decentes” sean violadas. En ese contexto la prostitución nace como un producto comercial en que las mujeres y niñas están a la venta para facilitar la vida de los hombres”.
Los tratantes, dice Lidia,-  y agregamos, los prostituyentes y tod@ aquel incaut@ que no reflexione sobre el tema porque le resulta incómodo pensarlo-, se han montado en la ola de la libertad sexual y han logrado construir un discurso posmoderno, con la desgraciada ayuda de algunos intelectuales y feministas, en el que la esclavitud es supuestamente una opción.
Este discurso hace de la prostitución un sistema de esclavitud perfecto porque alega que las mujeres tienen la voluntad de ser objetos de placer a voluntad de un tercero.
Se me ocurre un ejemplo autóctono de irresponsabilidad  ética de las intelectuales. En el Encuentro Nacional de Mujeres del año pasado, encontramos a una troupe de estudiantes de antropología y otras carreras afines respaldando la noción de que la prostitución es un trabajo como cualquier otro y que en realidad es nuestro prejuicio de moralismo pacato el que no podamos entenderlo. Es difícil de creer que realmente estén hablando en serio cuando sostienen orgullosas, como si estuvieran jugando una cruzada por la liberación sexual, que la explotación en cualquier trabajo está en pie de igualdad con el hecho de la situación de vulnerabilidad de ser penetrada una y otra vez  por vagina, ano, boca, oreja. Salir de la prostitución es complejo, y puede haber un montón de discursos contradictorios hasta que finalmente se puede decir que estás afuera. Pero es un recorrido. Ahora, ¡¿que  estudiantes de ciencias sociales no puedan (o no quieran) entender el papel constitutivo de la sexualidad para el desarrollo pleno de una persona?!
Lidia Cacho en la entrevista, habla de este tema bien clarito:  “Lo cierto es que ninguna de esas académicas y feministas vive de la prostitución forzada, sino de alentarla y justificarla, creando una gran confusión y descalificando a quienes la cuestionamos. Para mí este no es un asunto de moral sino de ética pública, si hubiera equidad real y opciones educativas y económicas millones de mujeres no estarían en condiciones de prostitución sino con UNA VIDA SEXUAL ERÓTICA PLENA Y LIBRE
No me extraña nada la actitud masculina, los hombres son también víctimas de estos valores culturales; lo que me extraña es que no seamos capaces de rebasar el viejo discurso de que la prostitución es un acto de libertad sexual, cuando millones de personas son víctimas de ese discurso mientras unas cuantas viven de él. La verdadera libertad sexual y erótica es que nadie se vea forzado a nada y que los hombres aprendan a relacionarse eróticamente desde la equidad, no desde la desigualdad”.

No se pierdan la entrevista entera de Liliana Viola

Comentarios

Amy ha dicho que…
Muy cierto lo que dices aqui! Ya es hora de que alcaremos y difundamos la diferencia entre la situación de prostitución como una de esclavitud sexual y la (supuesta) "liberación" sexual. Gracias por el post.
Andreievna ha dicho que…
Me gusta encontrar aqui una postura contundente sobre un tema tan controvertido. Sin embargo, creo que debe haber heterogeneidad de perspectivas entre las mujeres que se prostituyen (no así entre las prostituidas o esclavas sexuales). Es difícil tomar posición como género sin vulnerar la multiplicidad de subjetividades, no?
Patricia Suarez ha dicho que…
Las mujeres no se prostituyen. Son prostituidas por el poder patriarcal de dom8nacion masculina que les ha asignado ese lugar. Ellas no lo asumen libremente . El sistema las arrastra a eso. No es libertad sexual. No se necesita la prostitucion que no es sexo para ser libre sexualmente

Entradas populares de este blog

Con ustedes… el catálogo del primer festival “La Mujer y el Cine” 1988

De la caja de la basura del que lo salvó una compañera en el laburo hasta nuestro blog desobediente y feliz, reactivado expresamente para poder compartir esta joyita con ustedes. Para retomar esta historia y ponerla en valor y que quede el documento a disposición para todxs aquellxs que quieran también retomar la posta. “Para nosotras, organizar este primer festival “La Mujer y el Cine” significa, por un lado, fomentar la expresión de un “sí, se puede” en otras mujeres de nuestro país que, por un motivo u otro, han visto postergados sus proyectos de hacer un film”, decía Susana López Merino, en la carta que abre este catálogo. “La Mujer y el Cine” se hizo por primera vez en Mar del Plata en 1988. Argentina hacía poco recobraba la democracia y las mujeres teníamos una inusitada participación en la cultura y cargos públicos. Casi diez años antes de que se reanudara el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata en 1996, del que luego fue una de sus secciones más prestigiosas. La in…

“Mi vida tiene valor, mi cuerpo no tiene precio”

La prostitución implica la violación sistemática de nuestros derechos como humanas y es la forma más cruda de legitimación de la violencia. Tiene un efecto negativo sobre todo el colectivo de mujeres, ya que refuerza la idea patriarcal de que todas tenemos que estar al servicio sexual de los varones. Reglamentar la prostitución no favorece a las mujeres: no nos protege de la violencia sexual, ni promueve una mejora en las expectativas de salir de la situación de prostitución. Es un regalo para los proxenetas, que se enriquecen con la explotación de mujeres, niñas y niños e incentiva a los varones a “comprar” estos cuerpos en un entorno social más permisible y de mayor aceptabilidad.

Existen policías, jueces y funcionarios que sostienen la prostitución pero también tu compañero de militancia o de trabajo, tu hermano, tu marido, tu novio, pueden ser cómplices, puesto que sin “clientes” no habría prostitución ni trata de personas para la explotación sexual.

Mitos sobre la prostitución

Campaña "Ni una mujer más víctima de las redes de prostitución"
Es el oficio más viejo del mundo
Falso. Supone que la prostitución es un atributo innato de las mujeres y, por lo tanto, inevitable, construcción muy conveniente al patriarcado y a los explotadores. La prostitución expone el propio cuerpo al servicio de otro, para que sea usado como mercancía, por tanto no es oficio sino esclavitud. Es imposible vender el cuerpo sin lastimar el alma. En sociedades primitivas, las mujeres aparecemos como parteras, alfareras, artesanas, curadoras, maestras, aurigas (conductoras de carro), recolectoras, antes que practicando la prostitución. Estos oficios ejercidos por las mujeres se pueden comprobar por la arqueología y la mitología popular pero son ignorados por la "historia" patriarcal. La prostitución tiene un inicio preciso: la afirmación del patriarcado.
Es una forma sencilla de ganar mucha plata
Falso. Las mujeres en situación de prostitución sufren daños irreparables,…