Ir al contenido principal

Esclava de tu placer

Inspirada en la intervención de la Colectiva Feminista “Sin Cautivas”

Es igualita a tu fantasía. Bella y joven, casi adolescente. Esa pollera corta, deja ver más que el contorno de sus piernas.
La boca pintada de rojo intenso, su mirada pérdida, algo aletargada. Pero eso no te importa.
Ella es justo lo que soñaste. Carnes firmes, pechos redondos. Te acercas a la barra y preguntas cuanto cuesta un momento con ella.
El precio te parece conveniente, no es mucho para cumplir una fantasía.
Un tipo grandote la toma del brazo y la trae hasta donde estas.
Ella ni siquiera te mira, pero no te importa, sólo queres un momento con su bello cuerpo.
Te pide que la acompañes hasta el final del pasillo, entran en una habitación pequeña, sin ventanas.
Ella se desnuda y se deja caer pesadamente en la cama. No lo podes creer, toda para vos por unos pesos.
Ella no dice nada, solo a veces se escucha un sollozo. Acabas, te levantas y te vas.
En la Argentina, 500 mujeres y niñas están desaparecidas, según las estadísticas oficiales. Ellas fueron introducidas en alguna de las 5 grandes redes mafiosas de prostitución que funcionan en el país. La forma de reclutamiento es el secuestro o el engaño. El método persuasivo, la tortura física y psicológica. Luego de sometidas, sus cuerpos se convierten en mercancía. Se venden, se compran, se exportan, se importan. Los que sostienen la demanda: los clientes. Los proxenetas y tratantes quienes ofertan, la maquinaria capitalista esta en marcha para un negocio rentable. A diferencia de las drogas, una mujer puede ser vendida miles de veces, hasta 30 por día.Nada de esto seria posible si la impunidad no estuviera garantizada, con policías cómplices, fiscales que no investigan, jueces que no condenan. Mientras tanto, la sociedad naturaliza la prostitución, la forma más antigua de explotación. Miles de mujeres están siendo secuestradas, engañadas, torturadas y esclavizadas para tu placer. Quizás viste a Marita Verón, a Florencia Pennachi, a Fernanda Aguirre, a Otoño Uriarte antes de que apareciera muerta en un canal de riego. Las están desapareciendo para que sean tus putas. Nosotras las estamos buscando, las queremos con vida. Decinos, ¿en qué cabaret las viste anoche?

Por Zula
mailto:zula(arroba)riseup.net

Comentarios

Valeria ha dicho que…
Felicitaciones! excelente la manera en que son tratados los temas... aunque de contenido bastante denso. Es hora que se comienze a hablar el tema sin tabú, creo ahí está el mayor problema. Hay que abrir la cabeza y buscar el cambio. Si nos ayudamos entre todos podremos cambiar las cosas. Es una cuestión de colaboración para no caer en las garras de la maldita corrupción que nos está violando sin merecer.
Construyamos el cambio! Fuera el encubrimiento de esta red que saltó todos los límites. Basta! Hay que actuar!
Anónimo ha dicho que…
Genial, Valeria. Gracias por la buena onda y perdón por el retraso en contestar. Escribinos a desobedienciayfelicidad@yahoo.com
y sumate a pintar o a pensar futuras acciones.

Entradas populares de este blog

Con ustedes… el catálogo del primer festival “La Mujer y el Cine” 1988

De la caja de la basura del que lo salvó una compañera en el laburo hasta nuestro blog desobediente y feliz, reactivado expresamente para poder compartir esta joyita con ustedes. Para retomar esta historia y ponerla en valor y que quede el documento a disposición para todxs aquellxs que quieran también retomar la posta. “Para nosotras, organizar este primer festival “La Mujer y el Cine” significa, por un lado, fomentar la expresión de un “sí, se puede” en otras mujeres de nuestro país que, por un motivo u otro, han visto postergados sus proyectos de hacer un film”, decía Susana López Merino, en la carta que abre este catálogo. “La Mujer y el Cine” se hizo por primera vez en Mar del Plata en 1988. Argentina hacía poco recobraba la democracia y las mujeres teníamos una inusitada participación en la cultura y cargos públicos. Casi diez años antes de que se reanudara el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata en 1996, del que luego fue una de sus secciones más prestigiosas. La in…

MIS PELOS POLÍTICOS!

LESBIANAS- FEMINISTAS Y PELUDAS!!!!
Mis pelos me dan vergüenza. Los miro. Los acaricio. Trato de pensarme con pelos en las piernas y no puedo evitar sentirme FEA? No. La palabra es más bien asco. Vergüenza. Un nudo contradictorio entre mi libertad y la cárcel de sentirme con la valentía de dejármelos siempre y cuando no empiece a hacer calor. Ridícula, me recuerdo diciendo en un telo en una cogida ocasional – “no estoy depilada. Si querés no me saco el pantalón”. Qué infamia! Ella no se tomó el trabajo de contestar mientras me desvestía. Me dejé llevar aliviada. Me había acordado de una amiga que me contó estar por coger muy caliente con una chica y que se le fuera la calentura después de verle los pelos. Que no había podido volver a tocarla. ¿?!!! “¿Pero no te das cuenta que la fobia es tan grande que te impide sentir placer?”, le dije. Está claro que tampoco tolera mis pelos. Los pelos en las piernas de su amiga. ASCO. Pánico social. Sentirme observada. Rechazada. Criticada. Pero lo …

Mitos sobre la prostitución

Campaña "Ni una mujer más víctima de las redes de prostitución"
Es el oficio más viejo del mundo
Falso. Supone que la prostitución es un atributo innato de las mujeres y, por lo tanto, inevitable, construcción muy conveniente al patriarcado y a los explotadores. La prostitución expone el propio cuerpo al servicio de otro, para que sea usado como mercancía, por tanto no es oficio sino esclavitud. Es imposible vender el cuerpo sin lastimar el alma. En sociedades primitivas, las mujeres aparecemos como parteras, alfareras, artesanas, curadoras, maestras, aurigas (conductoras de carro), recolectoras, antes que practicando la prostitución. Estos oficios ejercidos por las mujeres se pueden comprobar por la arqueología y la mitología popular pero son ignorados por la "historia" patriarcal. La prostitución tiene un inicio preciso: la afirmación del patriarcado.
Es una forma sencilla de ganar mucha plata
Falso. Las mujeres en situación de prostitución sufren daños irreparables,…