Ir al contenido principal

Lesbiana en este mundo gay-friendly

Cada vez se escuchan más voces que te incitan a mostrarte, a salir del closet en este mundo gay-friendly. Este es un mundo maravilloso y sofisticado, en él tenés una línea de vinos, hoteles, ropa, lugares para bailar y/o tomar algo, todos exclusivísimos para gays y lesbianas.

Para entrar tendrás que cumplir con un par de requisitos. Tendrás que ser linda, inteligente, exitosa, rica o cuando menos de alto poder adquisitivo. Mucho mejor si sos abogada, rubia, de cuerpo atlético y usas ropa de marca. Todo esto es porque si sos lesbiana y querés pertenecer al mundo público (y no al encierro/silencio de tu casa-habitación) no podés tener otro “problema social” más (demasiado con ser lesbiana). ¿Bermudas? Mejor no, quizás no cumplas con los criterios de feminidad que te exige este maravillo mundo gay-friendly. ¿Pobre? Mucho menos querida, sin consumo no hay maravilloso mundo gay-friendly al que puedas acceder.

Si estás adentro, y querés permanecer, podés hacerlo. Adentro de este mundo sos “libre” y que mejor no se te ocurra salir, porque apenas salís cinco cuadras del centro urbano careta y concheto del buenos aires gay-friendly la violencia homofóbica y machista aparecerá de nuevo… No sé si está tan buena la propuesta del destellante y pujante mundo gay-friendly; laburarás toda la semana para tener la plata necesaria para comprarte todas las credenciales (ropa, gimnasio, tragos, entradas, etc) que te permitan estar/entrar en este perverso mundo gay-friendly que te muestra una libertad super condicionada, a la que para acceder tenés que cumplir con demasiadas normas.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Me encantó su blog, gracias por ser tan claros

Entradas populares de este blog

Con ustedes… el catálogo del primer festival “La Mujer y el Cine” 1988

De la caja de la basura del que lo salvó una compañera en el laburo hasta nuestro blog desobediente y feliz, reactivado expresamente para poder compartir esta joyita con ustedes. Para retomar esta historia y ponerla en valor y que quede el documento a disposición para todxs aquellxs que quieran también retomar la posta. “Para nosotras, organizar este primer festival “La Mujer y el Cine” significa, por un lado, fomentar la expresión de un “sí, se puede” en otras mujeres de nuestro país que, por un motivo u otro, han visto postergados sus proyectos de hacer un film”, decía Susana López Merino, en la carta que abre este catálogo. “La Mujer y el Cine” se hizo por primera vez en Mar del Plata en 1988. Argentina hacía poco recobraba la democracia y las mujeres teníamos una inusitada participación en la cultura y cargos públicos. Casi diez años antes de que se reanudara el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata en 1996, del que luego fue una de sus secciones más prestigiosas. La in…

MIS PELOS POLÍTICOS!

LESBIANAS- FEMINISTAS Y PELUDAS!!!!
Mis pelos me dan vergüenza. Los miro. Los acaricio. Trato de pensarme con pelos en las piernas y no puedo evitar sentirme FEA? No. La palabra es más bien asco. Vergüenza. Un nudo contradictorio entre mi libertad y la cárcel de sentirme con la valentía de dejármelos siempre y cuando no empiece a hacer calor. Ridícula, me recuerdo diciendo en un telo en una cogida ocasional – “no estoy depilada. Si querés no me saco el pantalón”. Qué infamia! Ella no se tomó el trabajo de contestar mientras me desvestía. Me dejé llevar aliviada. Me había acordado de una amiga que me contó estar por coger muy caliente con una chica y que se le fuera la calentura después de verle los pelos. Que no había podido volver a tocarla. ¿?!!! “¿Pero no te das cuenta que la fobia es tan grande que te impide sentir placer?”, le dije. Está claro que tampoco tolera mis pelos. Los pelos en las piernas de su amiga. ASCO. Pánico social. Sentirme observada. Rechazada. Criticada. Pero lo …

Mitos sobre la prostitución

Campaña "Ni una mujer más víctima de las redes de prostitución"
Es el oficio más viejo del mundo
Falso. Supone que la prostitución es un atributo innato de las mujeres y, por lo tanto, inevitable, construcción muy conveniente al patriarcado y a los explotadores. La prostitución expone el propio cuerpo al servicio de otro, para que sea usado como mercancía, por tanto no es oficio sino esclavitud. Es imposible vender el cuerpo sin lastimar el alma. En sociedades primitivas, las mujeres aparecemos como parteras, alfareras, artesanas, curadoras, maestras, aurigas (conductoras de carro), recolectoras, antes que practicando la prostitución. Estos oficios ejercidos por las mujeres se pueden comprobar por la arqueología y la mitología popular pero son ignorados por la "historia" patriarcal. La prostitución tiene un inicio preciso: la afirmación del patriarcado.
Es una forma sencilla de ganar mucha plata
Falso. Las mujeres en situación de prostitución sufren daños irreparables,…