Ir al contenido principal

Explorando nuestras masculinidades para el cambio.


Compartimos la crónica que nos envió Alberto del primer taller para varones organizado en Buenos Aires por el Colectivo de Varones Antipatriarcales.

También podés acceder al material de Masculinidad editado por deconstruir aquí. (deconstruir@hotmail.com)



* * * * * * * * * *


El pasado sábado 3 de octubre, en el Centro Cultural Cid Campeador de la Ciudad de Buenos Aires, se llevo a cabo el primer Taller para varones organizado por el Colectivo de Varones Antipatriarcales. “Explorando nuestras masculinidades para el cambio” fue el título que se le dio a una serie de dinámicas con las cuales se buscó comenzar a conocer y compartir diversas experiencias en tanto “varones”, buscando reflexionar sobre la forma –crítica y/o acrítica– en que se viven estas masculinidades en un sistema patriarcal que impone como único un modelo de masculinidad hegemónico, basado en un sistema de dominación y jerarquías de género.

Una desordenada ronda de mate fue la bienvenida a quienes se fueron acercando y así, entre charlas informales, se fueron conociendo y presentando los participantes. El taller comenzó con una dinámica grupal que, mediante el juego, ayudó a tomar conciencia del lugar en el que se estaba desarrollando la experiencia, de las sensaciones y sentimientos propios y ajenos de los varones que ese día compartían ese espacio. Cada uno se presentó eligiendo un animal, que luego fue representado y sirvió de excusa para dividirse en subgrupos para trabajar las próximas consignas de la tarde.

Ya en grupos, una serie de imágenes funcionaron como disparador de la charla, el debate y hasta la confesión. ¿Qué podían generar en los presentes las fotos de una familia “aparentemente ideal”, de una moto, del torso desnudo de Brad Pitt, de una banda de jóvenes en calzas brillantes, de un soldado sometiendo con su arma a un hombre de rodillas, de un padre con su bebé en brazos? Cada uno exploró qué le generaba más rechazo y qué más bienestar y compartió con su grupo lo sentido y lo pensado. El grupo fue así construyendo una idea de masculinidad aceptada y cada uno pudo compartir cuán cerca o cuán lejos se reconocía de ese modelo, qué significaba para cada cual “ser varón”.

Cada grupo volcó sus conclusiones en un afiche que, en un cierre general, fue presentado al resto del taller. Siluetas de manos que se suman o de cuerpos que se superponen y palabras como “capitalismo”, “ambigüedad” y “ser” se hicieron presentes en estos relatos gráficos de lo acontecido. Las discusiones habían llevado a cada grupo a reflexiones distantes y profundas. La naturaleza física y orgánica que pueden imponer nuestros cuerpos a nuestra masculinidad, o cómo nos atraviesa la idea de “paternidad” fueron sólo algunos de los emergentes en cada charla. El cierre, así, no hizo más que seguir abriendo el debate y seguir sembrando la siempre bienvenida duda, tan necesaria para romper estereotipos y construir otras formas de ser y relacionarse.

El atardecer enorme en el ventanal se sumó a la mística del final que encontró a un grupo de personas alrededor de un “fogón” hecho de ramas de árbol y una vela. Así, en ronda, cada uno pudo decir qué se llevaba de esa jornada y, en cambio, qué creía que dejaba o podía dejar. Varias horas después de esos primeros mates desordenados, la noche fue devolviendo a cada participante a su vida, con suerte quizás, algo transformados, algo más críticos, algo más sensibilizados, algo más dispuestos al cambio.


Colectivo de Varones Antipatriarcales

Comentarios

Entradas populares de este blog

Con ustedes… el catálogo del primer festival “La Mujer y el Cine” 1988

De la caja de la basura del que lo salvó una compañera en el laburo hasta nuestro blog desobediente y feliz, reactivado expresamente para poder compartir esta joyita con ustedes. Para retomar esta historia y ponerla en valor y que quede el documento a disposición para todxs aquellxs que quieran también retomar la posta. “Para nosotras, organizar este primer festival “La Mujer y el Cine” significa, por un lado, fomentar la expresión de un “sí, se puede” en otras mujeres de nuestro país que, por un motivo u otro, han visto postergados sus proyectos de hacer un film”, decía Susana López Merino, en la carta que abre este catálogo. “La Mujer y el Cine” se hizo por primera vez en Mar del Plata en 1988. Argentina hacía poco recobraba la democracia y las mujeres teníamos una inusitada participación en la cultura y cargos públicos. Casi diez años antes de que se reanudara el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata en 1996, del que luego fue una de sus secciones más prestigiosas. La in…

“Mi vida tiene valor, mi cuerpo no tiene precio”

La prostitución implica la violación sistemática de nuestros derechos como humanas y es la forma más cruda de legitimación de la violencia. Tiene un efecto negativo sobre todo el colectivo de mujeres, ya que refuerza la idea patriarcal de que todas tenemos que estar al servicio sexual de los varones. Reglamentar la prostitución no favorece a las mujeres: no nos protege de la violencia sexual, ni promueve una mejora en las expectativas de salir de la situación de prostitución. Es un regalo para los proxenetas, que se enriquecen con la explotación de mujeres, niñas y niños e incentiva a los varones a “comprar” estos cuerpos en un entorno social más permisible y de mayor aceptabilidad.

Existen policías, jueces y funcionarios que sostienen la prostitución pero también tu compañero de militancia o de trabajo, tu hermano, tu marido, tu novio, pueden ser cómplices, puesto que sin “clientes” no habría prostitución ni trata de personas para la explotación sexual.

Mitos sobre la prostitución

Campaña "Ni una mujer más víctima de las redes de prostitución"
Es el oficio más viejo del mundo
Falso. Supone que la prostitución es un atributo innato de las mujeres y, por lo tanto, inevitable, construcción muy conveniente al patriarcado y a los explotadores. La prostitución expone el propio cuerpo al servicio de otro, para que sea usado como mercancía, por tanto no es oficio sino esclavitud. Es imposible vender el cuerpo sin lastimar el alma. En sociedades primitivas, las mujeres aparecemos como parteras, alfareras, artesanas, curadoras, maestras, aurigas (conductoras de carro), recolectoras, antes que practicando la prostitución. Estos oficios ejercidos por las mujeres se pueden comprobar por la arqueología y la mitología popular pero son ignorados por la "historia" patriarcal. La prostitución tiene un inicio preciso: la afirmación del patriarcado.
Es una forma sencilla de ganar mucha plata
Falso. Las mujeres en situación de prostitución sufren daños irreparables,…